Edu Soto y Antonio Canales triunfan en la Gran Vía de Madrid

Edu Soto y Antonio Canales triunfan en la Gran Vía de Madrid

El popular cómico y el bailaor flamenco trianero de referencia se unen en la comedia musicada Post!, que triunfa este invierno en la Gran Vía de Madrid.

Edu Soto es uno de los mejores cómicos españoles en las últimas décadas. Fan de Mártires del Compás, atropellador de Pedro Javier Hermosilla, creador de personajes inimitables como El Neng de Castefa y Miguel Chiclé con Buenafuente, imprescindible de Homo Zapping, revolución de Tu Cara Me Suena, ahora mismo Genaro en El Pueblo de Amazon, y decenas de variadas cosas más. En Post! se encuentra con Antonio Canales, el bailaor flamenco que más interesante hace la seguiriya, quien hace más de dos décadas decidió el futuro del suelo de baile, inventor de la estética de toda una corriente de bailaores, y origen de cuál sería el sentido del baile por tientos y tangos a partir de él. Sucede todas las semanas, cada noche de miércoles a domingo, en el Teatro Príncipe Gran Vía de Madrid, consiguiendo llenar habitualmente el aforo disponible, limitado a unas 500 personas por protocolo de seguridad, debido a la pandemia global del coronavirus. En el paradigma social actual, conseguir eso es todo un hito. Comenzaron el 26 de noviembre, y aunque la previsión era estar en cartel hasta el 17 de enero, de momento se ha prorrogado hasta final de febrero.

Sobre Post!, Edu Soto cuenta cosas: "¿Se imaginan que hubiera una pandemia mundial que obligase a las personas a estar recluidas en sus casas? Éste es un texto que está muy pegado a la realidad en muchísimos momentos de la función, podríamos decir que es casi autobiográfico… Pero a mí me gusta más decir que está hecho a medida. Post! es un canto al amor, a la lucha diaria por el arte, al buen rollo, al deseo de actuar, de contar, de soñar… Al deseo de poder hablar del confinamiento, de los salvoconductos, de los virus y demás incomodidades en pasado. Pero, por ahora, sigue siendo nuestro presente y queremos convivir con ello con un poco de sentido del humor. Hay que buscar la felicidad sea cual sea el panorama y nuestro éxito sería que durante la función les pudiéramos contagiar todas esas buenas sensaciones y pasemos juntos un buen rato. Cuando todo esto vuelva a la normalidad y se abran de nuevo las puertas de los teatros… Nosotros seguiremos estando aquí. Y con ustedes seguiremos soñando despiertos". 

Así nos cuenta Antonio Canáles cómo llegó a Post: "Acabábamos de salir del primer confinamiento, y una mañana, cuando menos me lo esperaba, veo que suena en mi teléfono un número desconocido. No se por qué me dio una buena corazonada y lo descolgué. Sonó una voz alegre que se presentó como Edu Soto, amigo de mi queridísima amiga Mariana… A raíz de ahí mi vida tomó un giro de 180 grados. Ya sabéis lo fantasioso que soy, y siempre había deseado hacer buen teatro, hacer buen cine, en este terreno ya había hecho mis pinitos. En definitiva, desarrollar el arte que me brota del corazón. Y esta era la gran oportunidad de plantarme frente a frente con mis posibilidades, y con el talento aún por descubrir de lo que es el mundo del teatro. A los pocos días me vi en una oficina enorme de la Gran Vía, con todo el elenco al completo con mascarillas y con mucho miedo, ya que solo hacía una semana que volvíamos a poder salir a la calle. En esta ocasión, por primera vez en mi vida, no conocía a nadie en absoluto. Ni a los productores, ni a los músicos, ni a los actores ni al propio Edu Soto en persona. Comenzamos la lectura del guión que el mismo Edu había escrito, y cuando llegó la hora de leer mis textos me tembló el cuerpo y la voz como si fuese un flan, y todos rompieron en risas, chistes y bromas... Lo primero que me dijo Ferrer Castrillo, el director de la obra, y un puto genio aragones que se forjó a los pies de Marcel Marceau, fue que leyera y nada más. Que ya se encargaría él durante los ensayos de hacer que aquellas palabras tomarán forma humana en mí. Que leyendo solamente podría observar cuál era mi tono y mis condiciones para crear el personaje de Don Antonio. Bajamos a fumar un cigarro a la calle en plena Gran Vía, y como no conocía a nadie me quedé apartado en una esquina algo confundido. Pero Edu Soto, que es un corazón con patas y se percató de mi zozobra, se acercó a mí con el pretexto de pedirme fuego. Yo, sin mediar palabra, le dije que quizás no estaba preparado para esta envergadura de trabajo y necesitarían un actor, no un principiante. Él de repente comenzó a reír y me dijo: 'Antonio, este personaje lo he creado para ti y nadie lo va a hacer como tú'. Y me puso un ejemplo: '¿Cuando tú vas a que te cuenten una nueva coreografía, o a contarla tú, te pones a bailarla en el restaurante? Pues esto es lo mismo, Don Antonio'. Le miré y en sus ojos se encendieron las candilejas de la comedia... Subí como un rayo de nuevo a la lectura, y el papel fue para mí. Ahora estoy disfrutando cada noche en el Teatro Príncipe Gran Vía como un showman integral. Llevamos dos meses llenando, y seguro estaremos hasta Mayo si la cosa sigue así. Para mí cada noche es un reto, un mundo nuevo por descubrir...  El mundo actoral es tan mentiroso como hermoso, y me apasiona".

Además de Edu Soto y Antonio Canales, en Post! se encuentran en el escenario Silvia Álvarez, Miguel Soto, Nacho Vera, Víctor Elías, Hector Navío, Óscar del Pozo y Cristina Pascual. Además, algunos días, el cantaor David Bastidas y Laura Nadal son covers de Antonio Canales y Víctor Elías respectivamente. Post! está en escena todas las noches, de miércoles a domingo, en el Teatro Príncipe Gran Vía de Madrid, prorrogado de momento hasta final de febrero.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia al usuario. Más información en nuestra Política de Cookies.

Si continúas navegando, aceptas el uso de cookies