Mediterráneo cuelga el cartel de no hay entradas en su debut

  • Publicado en Reseñas

La compañía dirigida por José Huertas llenó en la noche del viernes 11 de noviembre el Auditorio de Ribarroja (Valencia) en el estreno de su primer espectáculo homónimo, Mediterráneo. 850 personas disfrutaron de la fusión de danza española, flamenco y danza contemporánea que ofreció la formación valenciana.

Solos, pasos a dos, a tres, coreografías grupales… Hasta once piezas con once coloridos y elegantes cambios de vestuario interpretó en la noche de ayer la compañía de danza Mediterráneo en su debut sobre las tablas en el Auditorio de Ribarroja, donde colgó el cartel de no hay entradas en su puesta de largo.

“Desde luego para nosotros es una gran noche. Que el público haya llenado estas 850 butacas y se haya entregado de la manera que lo ha hecho es un gran éxito y la mejor recompensa que podemos tener a todo el trabajo que estamos haciendo desde julio, cuando hicimos las audiciones para elegir a los veinte bailarines que hoy me han emocionado del primer minuto al último. Ha sido increíble”, destacó satisfecho el director de Mediterráneo, el también bailarín y coreógrafo José Huertas.

Una bailarina que daba vida al agua de un simple barreño sirvió para introducir al público en las aguas de un mar que los veinte bailarines de la compañía, todos ellos jóvenes valencianos, compartieron anoche con Gala Vivancos y Cienfuegos Danza, artistas invitados que abrieron el espectáculo -de casi hora y media de duración-, y con miembros de la Asociación de Danza Gerard Collins.

Fotos de Nacho Vicent
Click sobre las imágenes para ver a mayor tamaño

“Trabajar con gente tan joven y con tantas ganas te permite experimentar, te permite darle un nuevo estilo a la danza española, bailarla con un bolero, mezclada con contemporáneo o con un bastón más tradicional, pero eso sí, sin perder en ningún momento nuestra identidad como flamencos, como se ha demostrado esta noche”, señaló Marta Fernández, ayudante de dirección de Mediterráneo y coreógrafa del espectáculo junto a Helena Martín, Mamen García, Gala Vivancos y José Huertas.

Elegancia, alegría y saber estar fueron algunos de los términos más escuchados entre el patio de butacas del Auditorio de Ribarroja, que vibró también con la música del guitarrista, violinista, cajonero y palmero que acompañaron a los bailarines sobre las tablas. “Mi maestro Antonio Gades siempre decía que la danza no es el paso, sino lo que hay entre el paso y el paso, y la verdad es que esta noche habría estado orgulloso de haber visto las ganas, el arte y la entrega de esta nueva generación que ojalá dé pasos muy largos en el mundo de la danza española y llegue a buen puerto”, aseguró el sevillano José Huertas.