María de Medeiros, única y versátil en su propio género

  • Publicado en Reseñas

La actriz más importante de Portugal realizó un showcase sorpresa el pasado viernes 11 de marzo en la Filmoteca Española de Madrid, en un acercamiento al flamenco junto a Raimundo Amador y Diego Amador, con la colaboración de Martirio.

Con motivo del festival Ellas Crean, organizado por el gobierno español, la Filmoteca Española está programando un ciclo sobre María de Medeiros, en sus facetas como actriz y directora. Al finalizar la sesión del pasado viernes 11, proyección de la película Tres Irmaos por la que María ganó la Copa Volpi del Festival de Venecia como mejor actriz, ella tenía guardada una sorpresa...

Frente a la pantalla de la sala 1 del Cine Doré comenzaron a aparecer interesantes músicos, como el bajista Ricardo Feijao, el violoncelista Manuel Martínez del Fresno, y el percusionista Edmundo Carneiro "The Hands". Junto a ellos, la saga de los Amador, es decir, Mundy Amador (cajón flamenco), Diego Amador (uno de los mejores pianistas de la historia del flamenco), y el mítico Raimundo Amador, que como ya sabemos es uno de los mejores guitarristas a nivel internacional, además de histórico responsable en gran parte de los mejores encuentros del flamenco con el blues y el jazz.

Y ella...

María de Medeiros. Única y versátil en su propio género. Lo cual es lo mejor que se podría decir sobre un artista.

Muchos años demostrando que encaja naturalmente tanto en el concepto del cine mainstream del Hollywood que busca momentos blockbuster, como en la independencia creadora del cine más experimental. Encomiable versatilidad camaleónica en la que siempre está dentro de contexto al mismo tiempo que conserva su personal estilo. En esencia, eso es lo más admirable en el caso de María de Medeiros, coleccionista de infinidad de diferentes zapatos para caminar con idéntica elegancia diferentes caminos.

 

click sobre las imágenes para ver a mayor tamaño

 

En lo musical, según se pudo comprobar en el Cine Doré, conserva unos parámetros bastante similares en cuanto a lo camaleónico que en su trayectoria como actriz y directora de cine lleva demostrado. Puede interpretar con toda tranquilidad una canción experimental en honor a su amiga la de Villaverde Bajo, convirtiendo el instante en un mapa sonoro con esencia similar a los extrarradios cinematográficos de Kaurismäki, para de repente a continuación abordar el Satisfaction (I Can't Get No) de The Rolling Stones. Quedar fenomenal, y ella tan tranquila con sus cosas, como si lo suyo fuera lo más normal y cotidiano del mundo. Raimundo Amador a la altura de la circunstancia, él está acostumbrado a todo, en su trayectoria ha acompañado con la misma naturalidad tanto a Camarón de la Isla como a Björk Guðmundsdóttir.

Durante el concierto, de todo. Un encuentro coherente entre características comunes del black sound del flamenco y el blues, planteando la base en bastante aportación del jazz más elegante, con interesantes acercamientos al mejor carácter de los sonidos brasileños. Para el final, una sorpresa dentro de la sorpresa. Año ochenta y siete, cuando Mario Pacheco editó el Blues de la Frontera de Pata Negra en Nuevos Medios. Pasa La Vida, sevillanas crossover, primero grabado por Albahaca, luego popularizado en dos caminos diferentes por Pata Negra y Romero San Juan, y versionado después hasta en la voz de María Teresa Campos... Un tema crossover en toda regla.

De repente aparece Martirio, que fue paralela en sí misma a Pata Negra, formando Veneno junto a los Amador y Kiko Veneno. Todo tiene una lógica. De ese modo, Raimundo deja unos instantes la guitarra, y canta el Pasa La Vida con María de Medeiros y Martirio. Momento único. Que grande es el arte.

 

Texto: Jacinto González
Fotos: Paco García Pacolega

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia al usuario. Más información en nuestra Política de Cookies.

Si continúas navegando, aceptas el uso de cookies