La elegancia flamenca de Carmen Linares entre versos de Miguel Hernández

  • Publicado en Reseñas
La elegancia flamenca de Carmen Linares entre versos de Miguel Hernández

Verso a Verso es el nuevo proyecto de Carmen Linares, la más respetable cantaora viva del flamenco, álbum que presentó en directo el 26 de enero en el Teatro Circo Price de Madrid.

Miguel Hernández es uno de los más brillantes autores en la historia de España. En los apenas 31 años que estuvo en este mundo, fue capaz de desarrollar versos que sugieren desde los paisajes más luminosos hasta retratos de la más cruda realidad en los procesos bélicos. Aunque el destino y los seres humanos no permitieron que su obra fuera más extensa en cantidad, en solo unos pocos libros dejó para la posteridad relevante parte de la mejor poesía en castellano, conceptos a través de los cuales Miguel Hernández siempre seguirá vivo.

La elegancia flamenca de Carmen Linares entre versos de Miguel Hernández

Carmen Linares es, junto a Pastora Pavón 'Niña de los Peines', la mujer que más intensamente ha trabajado en positivo durante décadas para abrir con elegancia espacios relevantes al flamenco. Existe la elegancia flamenca, y después más allá está ella. Dos décadas después de aquella gran Antología, la artista andaluza ha querido dejar grabada para la posteridad una obra de acertada evolución, Verso a Verso, donde conceptos esenciales del cante flamenco, fijados hace muchas décadas, conviven con evoluciones que transitan hacia el futuro. Verso a Verso es incluso una obra de evolución sobre sí misma, teniendo un precedente en aquel magnífico espectáculo Oasis Abierto que Carmen estrenó hace seis años. Ella no se ha conformado con llevar a un estudio de grabación la banda sonora de aquel proyecto, abordando Verso a Verso casi como un proyecto a desarrollar desde cero, creando nuevos vestidos musicales a muchos de los versos que se emplearon en aquella ocasión.

La elegancia flamenca de Carmen Linares entre versos de Miguel Hernández. Carmen Linares y Pablo Suárez

Una obra de evolución porque, a su vez, consigue resultar muy "tradicional" para en realidad situarse un gran paso por delante en la evolución del flamenco, en el más deseable sentido de progreso: desde el conocimiento del pasado para saber viajar coherentemente hacia el futuro. En esta labor, Carmen ha trabajado junto a un brillante músico, Pablo Suárez, artista que en Verso a Verso se muestra como arreglista y productor musical más que necesario en las próximas décadas del flamenco. Uno de los hechos más relevantes de Verso a Verso reside en la sutil elegancia para la transición entre cantes dentro de los temas, también reseñable resulta cómo hacer en ocasiones que unos cantes sin perder su identidad pasen a tener características de otros estilos, asuntos de ese tipo que resultan espectaculares con elegante discreción y equilibrio, dotando a esta obra de diferentes lecturas dependiendo del target de público que se acerque a Verso a Verso. El neófito encontrará un repertorio de elegancia en el que dejarse llevar, los más conocedores de los cantes flamencos transitarán por un mundo de emocionantes sorpresas evolutivas, con resultados gratamente novedosos entre tercios. Verso a Verso puede ser visto como un recorrido de honesta emoción, un decálogo de acertada evolución flamenca, o ambas cosas a la vez. Todo ello, a su vez, situando en primer plano crear una perspectiva musical que complemente perfectamente el mensaje de los versos del poeta. Aquí no se encuentra esa cosa tan típica de intentar que suenen bonitos unos versos, esto es más parecido a un trabajo de arqueología: sacar a la superficie una música cuya esencia ya reside previamente en la obra, porque la obra de Miguel Hernández es música. Verso a Verso está lleno de pequeños detalles musicales conceptuales con elegancia, los mensajes progresistas de los versos encuentran musical prolongación acertada y coherente.

Carmen Linares, cante flamenco

El concierto en el Teatro Circo Price de Madrid comenzó con los versos Para La Libertad, contundente mensaje por bulerías sobre aquel que permite ser herido en defensa de las libertades. Desde ahí, a través de una evolución de zambra, Imagen de tus Huellas, versos sobre el amor ausente de Hernández a través de Luis Pastor, aquel que para crear nuevas músicas populares, es capaz de abrir nuevos caminos que suenan a folclore tradicional. La Casida del Sediento llegó a continuación, tema que en el álbum es compartido con la gran Silvia Pérez Cruz. Salvador Gutiérrez, quien hizo un tema solista por bulerías en el concierto, es un guitarrista flamenco fundamental en este proyecto, cuya banda en esta noche fue la misma que en las grabaciones, basándose en Camerata Flamenco Project de Pablo Suárez al piano con Karo Sampela a las percusiones, Ramiro Obedman a los metales y José Miguel Garzón al contrabajo. Ana María González y Rosario Amador estuvieron a los coros y palmas, contando también con la colaboración de Edu Pacheco, quien destacó con su guitarra flamenca en Todas las Casas son Ojos. Este tema supone un mundo de conceptos flamencos. Indeterminados los límites entre la bambera y la soleá, como un juego de equilibrio flamenco, donde la bambera parece que en cualquier momento se convertirá en un cante por soleá, pero se guarda el equilibrio, del mismo modo que la bambera, sobre todo a partir de que Pastora Pavón le pusiera nombre allá por 1950, siempre fue un cante de equilibrio entre la bulería por soleá en lo rítmico y acercamientos al fandango en lo melódico.

El preciso instante, casi imposible de determinar, pero existente, en el que los tanguillos de repente son alegrías de Córdoba en la Canción de los Vendimiadores. Hay que ser un ser humano muy flamenco para que esas transiciones queden bien, para después en las cantiñas irse por romeras, contando con la colaboración al baile de Vanesa Aibar. Solemne es el resultado de Andaluces de Jaén por peteneras, como la seguiriya con los versos de No Puedo Olvidar, la angustia de un encierro, interpretación sobre una base musical apocalíptica que recuerda acertadamente a los momentos más trágicos del argumento de Omega de Enrique Morente y Lagartija Nick. El grande de Granada fue homenajeado de forma literal con un invitado especial en el Teatro Circo Price: el onubense Arcángel. Compañero, versos de la Elegía a Ramón Sijé que hace cuarenta años grabó Enrique Morente, y ahora recuerda Carmen Linares con Arcángel. A través de un tema que sucede entre conceptos flamencos de levante, Carmen abre la voz recordando por levantica, cante que posteriormente recoge también con buen acierto el onubense. Primavera Celosa es un paréntesis para irse a un esquema de interpretación flamenca que suele denominarse "tradicional", aunque lo de cantar una bulería por soleá con solamente guitarra y palmas no deje de ser arte contemporáneo, algo típico de mediados del siglo veinte, asunto que, en la historia general de la música, es un tiempo muy reciente. Carmen y la guitarra flamenca de Salvador Gutiérrez con solamente palmas, pero... Paradoja, quizás este momento estéticamente muy "tradicional" sea uno de los principales conceptos evolutivos de Verso a Verso, creando nuevos matices y conceptos para la bulería por soleá. El repertorio en el Teatro Circo Price, en esta noche de Inverfest, finalizó como terminó, versos Para la Libertad. Ovaciones merecidas en un concierto para el recuerdo, un proyecto fundamental para el futuro del flamenco.

Por Jaci González
Fotos Pacolega