Flamenquillos y su espectáculo flamenco infantil que merece escenarios

  • Publicado en Reseñas
Flamenquillos y su espectáculo flamenco infantil que merece escenarios

La Nube Viajera, espectáculo flamenco para niños creado por Pedro Ojesto para el grupo Flamenquillos, pasó por el escenario del Teatro Circo Price de Madrid en el festival Inverfest, el sábado 21 de enero.

El primer asunto a destacar de Flamenquillos con La Nube Viajera es su resultado orgánico con naturalidad, un espectáculo que desde el primer momento rompe la cuarta pared, integrándose bien el público dentro de la acción a través de factores relevantes: la buena química que se establece entre dos artistas muy diferentes entre sí, Ana Salazar y Remedios Heredia, creando un dúo actoral que se complementa con mucho acierto para interpretar, cantar y bailar. Detrás de ellas, y en ocasiones también delante, una banda que consigue sonidos flamencos orgánicos muy interesantes, con Antonio Maya y Chiqui Maya a los coros y palmas, Ginés Pozas al cajón, Konstan González al bajo, Marisa Moro al piano, Marta Mansilla a la flauta y la guitarra flamenca de Vaky Losada.

Durante una hora, se cuenta la historia de La Nube Viajera, interpretada por Ana Salazar, estableciendo una analogía con el ciclo del agua. Del mismo modo que la evaporación del agua en los océanos forma las nubes, que viajan por el mundo para descargar la lluvia en algún territorio, se cuenta cómo distintas culturas llegaron cómo nubes hasta Andalucía, descargando expresiones culturales para formar el flamenco. Se realiza de forma muy amena, llevándose al flamenco el cancionero popular infantil, de forma que la rana canta cucú por bulerías, el cocherito leré se mueve por tanguillos, la vaca lechera es también jerezana por bulerías, a aquel famoso burro deja de dolerle la cabeza porque de repente anda en un camino por alegrías, y los elefantes se balancean a compás de bulería por soleá. Esta historia de los elefantes fue la elegida por los niños para repetir al terminar el espectáculo, llenándose el escenario de seres humanos bajitos, felices en terrenos de bulería por soleá. En definitiva, La Nube Viajera de Flamenquillos es un interesante concepto de experiencia flamenca familiar, proyecto que merece escenarios.

Por Jaci González