Las vacaciones flamencas andaluzas (o no) de Sophie Edwards

  • Publicado en Las Cosas
Las vacaciones flamencas andaluzas (o no) de Sophie Edwards

Se está poniendo buen fin de semana para que Sophie Edwards organice sus vacaciones del año 2018, con la idea de hacer un viaje relacionado con el flamenco y Andalucía en verano u otoño del próximo año.

Sophie Edwards, 36 años, abogada y residente en Londres. Después de pasar el último verano dos semanas en Tailandia, ya empieza a calcular a que lugar hará en el 2018 su habitual viaje internacional anual de vacaciones, de al menos una semana de duración. Es el momento perfecto, ya superado el verano que terminó hace semanas, y antes de llegar la temporada navideña con todos sus jaleos. Como ella es previsora, y tiene experiencia como viajera, sabe que con una antelación de nueve o diez meses conseguirá mejores hoteles a menor precio, y billetes de avión más baratos. Además, aunque el despacho de abogados sea de su propiedad, antes de que empiece el año debe estar esquematizado cuándo se cogerá las vacaciones cada uno de los trabajadores del despacho. Porque no es lo mismo un viaje escapada de un fin de semana, que estar totalmente fuera de la oficina durante como mínimo una semana.

Sophie Edwards se ha planteado, como idea primaria, la posibilidad de hacer un viaje relacionado con el flamenco y Andalucía. Es una opción interesante, conocer una o varias ciudades andaluzas y eso hacerlo coincidir con algún tipo de espectáculo o festival flamenco. Al igual podría plantearse la opción de ir a finales de verano, como por septiembre, una o dos semanas a Sevilla. Para que ella se decida a hacer así ese viaje, ayudaría bastante que en Sevilla existiera algún festival o evento flamenco interesante que, en primer lugar, trabaje con actitud de que ella sepa que existe, y a continuación, además de existir ese posible festival o evento, que además ya pudiera reservar un paquete vacacional, incluyendo un buen hotel y entradas para espectáculos o algo así.

Viernes 13 de octubre de 2017, nueve de la noche en Londres. Después de cenar, y una semana muy intensa en el trabajo, Sophie Edwards se va a su ordenador, va a empezar a planear con tiempo todo eso de sus vacaciones internacionales del año que viene. Al entrar a Facebook, como ella es fan del cantante Sam Smith, y las bases de datos de Facebook lo saben, Sophie descubre de repente (aunque no fue casual el descubrimiento, estuvo provocado) que Sam Smith hará un concierto el viernes 29 de junio en el Madison Square Garden de Nueva York. Sí, la gira también pasará por Londres, pero ya empieza a pasar una nueva idea por la cabeza de Sophie: puede ser buena excusa para ir unos días a Nueva York, que hace varios años que no va. Empieza a ver precios de hoteles y vuelos de Londres a Nueva York para la segunda quincena de junio. A través de cookies, navegando en internet va dejando un rastro a aprovechar por Google y otras empresas, dándose cuenta de que ella está visitando webs de viajes. Así que mientras lee en Tripadvisor la ficha de un hotel por el Lower East Side de Manhattan que tiene buena pinta, de repente sale al asalto un banner muy atractivo. Si reserva antes del 20 de octubre un paquete de dos semanas en un resort concreto de Punta Cana para julio, tiene un 25% de descuento. Puede ser buen plan también.

Sophie Edwards se va a la cama, pensando que durante el fin de semana va a decidir entre elegir la segunda quincena de junio para irse a Nueva York, o las dos últimas semanas de julio para irse a un resort de Punta Cana. Casi se le ha olvidado el plan de hacer un viaje a Andalucía que esté relacionado con el flamenco.

Domingo 15 de octubre de 2017, tres de la tarde en Londres. En vez de ver un capítulo nuevo de su serie favorita, Sophie Edwards vuelve a ver bien la información que acumuló el viernes. Seguramente sea lo de ir a Nueva York. No reserva todavía el vuelo y el hotel porque mañana lunes cuadrará bien las fechas en la oficina, para ver si se va el 15 o el 17 de junio, o si incorpora al viaje pasar también por las cataratas del Niágara, pero se compra ya una buena butaca para el concierto de Sam Smith el 29 de junio en el Madison Square Garden, ya es inevitable que cogerá para unas vacaciones internacionales la segunda quincena de junio, y se irá a Nueva York.

Su idea inicial era hacer un viaje a Andalucía relacionado con el flamenco. Hubiera sido interesante que en alguna ciudad andaluza representativa, como por ejemplo Sevilla, existiera sobre el verano u otoño del 2018 algún festival o evento flamenco que, con un esquema profesional y lógico, ya tuviera previstas varias cosas. Como que la londinense Sophie Edwards dedicaría cualquier noche de octubre de 2017 a planear sus vacaciones internacionales del próximo año. Por ejemplo, algo así como un festival flamenco en teatros y espacios diversos de Sevilla, que con suficiente antelación, para que el ROI sea productivo, además de hacer pública la programación y sacar a la venta las entradas, tuviera un branding bien elaborado y un marketing efectivo dirigido hacia el engagement con la marca. Podría haberse provocado que Sophie Edwards viaje a Sevilla. Pero se va a ir a Nueva York.

Sí, Sophie puede ver a Sam Smith también en Londres, de hecho el cantante es londinense incluso, pero para ella es buena excusa para volver a Nueva York, y se lo han vendido bien. Aunque estuvo muy cerca el asunto de que las vacaciones flamencas por Andalucía (o no) de Sophie Edwards derivasen hacia un resort en Punta Cana. Pero se encontró también con el anzuelo del marketing profesional de una empresa estadounidense, y entre aquellas opciones decidió. Cabe la posibilidad de que, quizás, en diciembre de este año, o quien sabe si en marzo o abril del 2018, al igual se da a conocer, principalmente en la televisión regional andaluza y la prensa local sevillana, algún posible festival flamenco en Sevilla para el verano o el otoño del próximo año. Cabe incluso esa posibilidad. Pero para entonces, las vacaciones flamencas andaluzas (o no) de la abogada londinense Sophie ya estarán más que decididas. Las cosas.

Por Jaci González