Mayte Martín, cosas de ella y su público

  • Publicado en El Patio

Respetable resulta quien respeta tanto a su público como al arte, Mayte Martín cuida y selecciona cada verso, cada arreglo, los momentos. Letras populares y composiciones propias. Investigación y desarrollo. Orígenes y evolución. La artista catalana, en paralelo a ser quizás la mejor bolerista española de su tiempo, comparte con Doña Carmen Linares el rango de cantaora más respetable del flamenco actual. Actualmente desarrolla dos proyectos en paralelo, siendo Por Los Muertos del Cante un recorrido flamenco emocional a través de cantaores que ya no están y gente que le enseñó a vivir. El otro proyecto, Cosas de Dos, es un repertorio de boleros y canciones de amor que presentará en concierto el miércoles 27 de febrero en el Teatro Fernán Gómez de Madrid, dentro del ciclo Madrid Presenta. Por la parte flamenca, estará en el Corral de Comedias de Alcalá de Henares (Madrid) los días 5 y 6 de abril, además del esperado concierto en Campanario (Badajoz) el lunes 29 de abril.

Por Jaci González / @JaciGonzalezwww.facebook.com/jacigonzalez
Fotos: Paco García Pacolega

 

¿Crees que, en aquel lugar lejano al que se fue a vivir, Tete Montoliú habrá escuchado ya Cosas de Dos?
Supongo que sí, vamos, yo creo en que hay un lugar lejano donde la gente ve y oye las cosas que suceden aquí, sí.

Ahora presentas Cosas de Dos, donde has 'crowdfundizado' en el bolero...
Porque había un repertorio, una serie de canciones que se habían ido sumando, y hasta que llegó el momento que tenía un reportorio bonito, una banda que sonaba muy bien, muy sólida, entonces pensé que era el momento de plasmar eso en un disco. A través de micro mecenazgo, de ahí salió Cosas de Dos.

Cosas de Dos, donde como bien has dicho, es importante la banda
La formación es piano, contrabajo, violín, y dos percusiones. Es mi banda de siempre, que llevamos años tocando juntos, mis compañeros de siempre.

El nuevo proyecto de boleros va en paralelo a la vida de los muertos del cante
En cada sitio, para cada ocasión, será más oportuna una cosa que otra. Iremos viendo, iremos haciendo, en cada programación encajará más una cosa que la otra. Yo encantada de la vida de hacer ambos, ya sabes, me gusta por igual, todas las aventuras en las que me meto me reconfortan mucho.

Es lo que tiene la libertad
Es lo que tiene.

¿Cómo suena la armonía de la libertad?
La libertad es que nadie te diga lo que tienes que hacer, ni como, ni cuando, ni por qué. La libertad es eso, es una opción de vida. Se manifiesta en el aspecto personal, el aspecto profesional... La libertad es elegir en cada momento que camino tomas, por que optas, y a que renuncias.

Es importante la libertad, por algo eres una de las artistas más respetables de este país
Eso es sobre todo importante para... Ser feliz

Al final, de todos modos, la coherencia manda
O al menos debería. Es fundamental, el arte ha de ser una cosa nacida de la libertad de expresión, la libertad. Si no no es arte, son un producto, cosas creadas para producir una reacción en la gente, cosas creadas para que produzcan un fruto. El arte no es eso.

Va relacionado con una de las múltiples lecturas del título del proyecto Cosas de Dos, el artista y su público
Exactamente, de ahí viene el título, efectivamente.

¿Cuáles son esos versos, artistas, y circunstancias que recuerdas en Por Los Muertos del Cante?
He hecho un pequeño homenaje a La Niña de La Puebla, Morente, Camarón, Pastora, Marchena, Valderrama... A Pareja Obregón, Atahualpa Yupanqui, mi padre, mi madre. Es un homenaje que, a pesar de que se pueda entender de una manera más limitada, como solamente un homenaje a cantaores o artistas que ya están muertos, no es solo un homenaje a artistas. Es un homenaje a artistas que me han hecho vivir momentos emocionantes, y tambien es un homenaje a las personas que me han enseñado, que me han dado la oportunidad de escucharles, la sensibilidad para apreciarles, la filosofía de la libertad y honestidad con la que les homenajeo.

Para terminar de construirlo, hiciste aquel encierro en una masía del Alto Empordá ¿Cómo fueron aquellos días?
Maravillosos, compartiendo con mis compañeros, como siempre. Yo llevaba la idea clara de lo que quería, y se fue forjando con esa convivencia. Estuve conviviendo casi tres semanas con mis músicos, armando las cosas, dándoles forma, puliéndolas, viviéndolas, sintiéndolas. Fue realmente una experiencia bonita.

¿Cómo consideras de importante el concepto silencio en el flamenco?
La importancia del concepto silencio es vital en el flamenco, en cualquier otra música, y en la vida en general. El silencio es el momento y el espacio para la reflexión, en medio de la música el silencio hace posible asimilar lo que acabas de hacer, tenga una entidad propia. En la vida lo mismo, los momentos de reflexión son importantísimos, son vitales. Yo necesito el momento de silencio, el momento de vacío, para reflexionar. Para sentirme a mí misma, para ver lo que siento, lo que quiero, lo que no quiero, lo que me hace feliz, lo que no me hace feliz. El silencio me ayuda mucho a tomar decisiones, a saber bien lo que quiero ir a buscar.

Además el concepto silencio va a compás con el concepto tiempo
Absolutamente, claro.

¿Cuánto hay de cierto en la leyenda urbana de la bicicleta y el hipermercado?
Jajaja... Todo, es la verdad. Todo empezó así, yo cantaba en mi casa, para mi familia, mis padres, y mis tíos. Hasta que un día, un compañero de trabajo de mi padre dijo: "Martín ¿tu no dices que tu niña canta? ¿Por qué no la presentas a este concurso que organiza el hiper?", me lo preguntó mi padre, le dije que sí, y ese fue el inicio, mi primera vez. Efectivamente, gané una bicicleta y un televisor portátil.

Ah, ¿un televisor portátil también? ¡Entonces fue bien la cosa!
No podía ir mejor, tremendo.

Muchos años después de aquello, ahora los cantaores jóvenes, los chavales que comienzan, se aprenden el fandango de Frasquito Yerbabuena a través de tu versión Serenoke ¿Es mucha responsabilidad ser, junto a Carmen Linares, la cantaora más respetable del tiempo actual?
Bueno, es un privilegio, porque Carmen es una señora del cante y de la vida. Una mujer de una elegancia espectacular como ser humano. Responsabilidad... La tiene uno con uno mismo. Es decir, si uno hace las cosas de verdad honestamente, la responsabilidad no es un peso, es algo que va contigo. Yo no pongo cualquier cosa al alcance de la gente, tengo un respeto profundo por el que hay al otro lado, escuchándome, comprando mis discos, pagando entradas para ver mis conciertos. Tengo un respeto tan profundo que no es responsabilidad, es respeto. Si uno tiene respeto y hace las cosas con esa mente, con dignidad y de verdad, todo fluye.

El respeto y la libertad van paralelos
Deben ir paralelos, es que yo creo que en el arte uno no se puede inventar cosas que no son.

Todo tiene que tener un sentido
Claro, uno no puede inventar cosas que no son, dejaríamos de hacer arte, estaríamos haciendo otra cosa. Que no sé como se llama, pero no se llama arte, se llamaría de otra manera. Es el principio básico, tienes que ser verdad contigo mismo, tiene que haber una verdad profunda en lo que hagas, para que eso sea arte, creo yo.

¿Cuanta gente ha versionado tus versos?
Hay muchas versiones. SOS es un tema muy versionado. Me gusta mucho porque significa cosas bonitas, que mucha gente se identifica con ello, está bien, está bonito.

¿Cómo recuerdas tu momento con Omara Portuondo?
Una experiencia fantástica, la verdad es que es una tía que, aparte de ser una cantante grandiosa, es un ser humano super humilde. Compartir esa experiencia con ella para mí fue muy bonito, porque es un ser humano muy humilde, además de ser una gran artista. Eso es un regalo, encontrarte con gente así es un regalo.

¿Qué es la vida en el arte? ¿Hasta que punto influye la vida del artista en su arte?
Hasta todos los puntos, absoluta y totalmente. Aplico a mi arte y a lo que hago mi filosofía vital. Totalmente, yo soy la misma arriba que abajo, mi concepto de las cosas y mi manera de hacerlas, mi forma de concebirlas y transmitirlas, de compartirlas, soy la misma. A nadie que me escuche cantar o me siga como artista, le puede sorprender ninguna faceta mía como persona. Soy lo mismo. Soy lo mismo, he sido educada de una forma que el flamenco ha sido la banda sonora de mi niñez, mi adolescencia. Paralelamente a estar aprendiendo el cante, estar escuchando a Pastora, Marchena, o Valderrama, estaba aprendiendo los valores de la vida. Me estaban dando unos principios, una educación. He sido educada en la libertad, en la honradez más absoluta, creo que esa es una de las razones por las que no puedo desligar el arte de la vida, la honestidad.

¿A que es falso que la petenera da mala suerte?
A mi no me ha dado mala suerte, todo lo contrario. Mi vida de cantaora y sentiora de flamenco ha empezado con la petenera. El primer cante que escuché, el primer cante que aprendí, el que me abrió el corazón al flamenco. Mi padre me cantaba peteneras, fue el primer cante que aprendí.

Va a ser que el único misterio de la petenera es su dificultad en la interpretación
Bueno, todo es difícil de hacer. Cada cante tiene su misterio, lo realmente difícil es entender el misterio que tiene cada cante. Creo que no hay cantes más difíciles que otros, lo que es difícil realmente es entender el misterio que tiene cada uno, que es distinto, que son distintos, es un mundo.

El mundo de la cantiña no tiene nada que ver con la petenera, o con los tientos
Cada cante tiene su entidad propia y diferente.

En una escala de uno a cien... ¿Cuál es el nivel de paciencia que tiene Isabel Camps?
¿Isabel? ciento uno

Ella ha sido fundamental en Cosas de Dos, por ejemplo
En Cosas de Dos y en todo lo que yo hago. Más que paciencia, es que fundamentalmente comulga absolutamente con todo lo que hago, todo lo que pienso. Entonces es todo fácil, fluido. Respeta profundamente lo que hago, y le encanta. Entonces, es fluido. Eso es importantísimo, es básico, encontrarte en la vida con personas que te entiendan. Que te entiendan de verdad, que nunca te pidan justificación por nada. Entender tu filosofía vital, de donde salen las cosas, eso es básico.

Además tiene buen gusto para el diseño gráfico
Es una persona muy sensible. Ya ves, el diseño del disco, las fotos...

¿Volverás a realizar en el tiempo algún proyecto con las hermanas Labèque?
Seguramente sí, porque es otra de las experiencias que he tenido la suerte de vivir. También por lo mismo, son dos genios en lo que hacen, pero además convivir con ellas es estar en el paraíso. Yo no sería capaz de armar un proyecto sin eso... Es como tener un hijo, la persona con la que vas a tener un hijo no puede ser cualquiera. Tiene que haber un intercambio, tener en determinadas cosas fundamentales el mismo punto de vista, la misma forma de sentir. Con ellas he tenido una experiencia maravillosa, dos mujeres muy elegantes en su forma de vivir, su forma de ser, super generosas.

Madonna es muy amiga y fan de las Labèque, estas dos son capaces algún año de estos de ponerte a cantar con ella...
Jajaja... No lo descarto ¡a mi mientras no me hagan ponerme sus zapatos de tacón!

¿Que sería más difícil, los zapatos de tacón como Madonna, o cantar con ella?
Los zapatos de tacón, sin duda. Sin duda.

¿Cómo imaginas el futuro del flamenco?
Como lo imagino es una cosa, como me gustaría que fuera es otra. Desgraciadamente no me le imagino como me gustaría que fuera. Creo que, tal como está ahora mismo todo montado, o mejor dicho desmontado, es muy complicado. Hay que ser muy fuerte, tener muy claro lo que quieres y como, para mantenerte, no acabar cediendo ante lo que se impone, la industria, el comercio de la música. La gente joven no lo va a tener fácil en ese sentido, desgraciadamente. El futuro no le veo fácil, no le veo fácil.

Habrá que tener un poco de esperanza...
Sí, la tenemos, pero tu me has preguntado como lo veo... ¡No como quiero verlo!

El mundo real es uno, no hay más
Sí, la realidad es una.

Un sueño de Mayte Martín...
Que todo se de la vuelta. Mi sueño es que todo se de la vuelta, que las cosas sean coherentes. Que haya coherencia, en general, en la humanidad. Educación, hay cosas muy pequeñas que son la base de todos los desastres del mundo en todos los aspectos. Lo que somos la gente, en general, no estamos bien educados.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia al usuario. Más información en nuestra Política de Cookies.

Si continúas navegando, aceptas el uso de cookies